Mirula-concept s.l.


Ir al Contenido

Energía Solar

Solar

Energía Solar



Energía solar térmica para agua caliente sanitaria



El Sol, fuente de vida y origen de las demás formas de energía que el ser humano ha utilizado desde los albores de la historia, puede satisfacer todas nuestras necesidades si aprendemos cómo aprovechar de forma racional la luz que continuamente derrama sobre el planeta. Ha brillado en el cielo desde hace unos cinco mil millones de años, y se calcula que todavía no ha llegado ni a la mitad de su existencia.

Durante el presente año, el Sol arrojará sobre la Tierra cuatro mil veces más energía que la que vamos a consumir

Si se utiliza la energía solar, no se genera contaminación de aire o agua, y es una enorme y gratis fuente de energía.






Energía solar térmica para ACS y apoyo a calefacción

El uso de energía solar para calentar agua tiene una gran ventaja, porque la cantidad de agua sanitaria necesaria es más o menos constante durante todo el año. Los sistemas solares pueden suponer ahorros en el coste de preparación del agua caliente de aproximadamente entre un 70 y un 80% respecto a los sistemas convencionales. En el verano se puede implementar en su mayoría la toda demanda de agua caliente a través del sistema solar.

La tendencia de la energía solar

La Energía Solar Térmica está convencida de que la energía solar térmica, tanto a nivel europeo como a nivel mundial, tiene para los próximos años un potencial de crecimiento muy alto. Las drásticas alzas en los precios del petróleo y del gas y la dependencia creciente de la Unión Europea en materia de importaciones hacen necesaria una rápida reorientación en el modo de pensar. Ahora debería desarrollarse de forma masiva el uso del calor proveniente de energías renovables, como energía solar térmica, biomasa y energía geotérmica. La energía solar térmica puede usarse en cualquier edificio para calentar el agua potable y apoyo a calefacción.




Una energía garantizada para los próximos
6.000 millones de años

El sol no emite facturas






Cada persona consume alrededor de 50 litros de agua caliente sanitaria por dia, por ejemplo, agua caliente para ducharse y para lavar los platos.
El cálculo para la medida justa es el conocimiento del propio suministro del agua caliente. También se puede pensar en una bajada del consumo de agua caliente. Como punto de referencia se puede calcular con un uso de agua caliente de 100 litros por dia y persona, una superficie del colector de 1,2 m² hasta 1,5 m² por persona. Un sistema solar térmica para un hogar doméstico de 4 personas significa en este caso un deposito de 280 a 400 litros de tamaño aproximadamente y 3.2 - 6 m² de superficie del colector para generar ACS.


Si se quiere usar el agua caliente también para la calefación, la dimensión de la instalación debe ser más grande. Casi siempre se necesita un sistema auxiliar, para asegurar un suministro suficiente de agua caliente, cuando las placas termicás no producen suficientemente energía.





Los colectores

Los colectores solares más empleados a nivel doméstico son los colectores planos, seguidos cada vez más por los colectores solares de vacío.Un panel solar plano se compone de una caja con aislamiento en el fondo y en los costados y sobre este aislamiento se monta la placa absorbedora, una plancha metálica a la que se encuentran soldados los tubos por los que circula el líquido a calentar. Los tubos que entran y salen del costado de la placa permiten que se pueda conectar el sistema a la instalación de agua. La carcasa, normalmente metálica, es la estructura que rodea el aislamiento posterior y soporta el vidrio, y debe ser totalmente estanca para evitar pérdidas de calor. La tapa frontal es de vidrio templado resistente a impactos y a las oscilaciones térmicas o bien de determinados plásticos.


Funcionamiento de la instalación solar térmica




El funcionamiento de una instalación solar térmica consiste en un circuito cerrado de tuberías (circuito primario) por el que se hace circular agua (con o sin anticongelante) que al pasar por los colectores solares se calienta en mayor o menor medida. El agua caliente procedente de los colectores es reconducida a un depósito acumulador, cediendo su calor al circuito de agua de consumo doméstico (circuito secundario). Una vez que ha cedido su calor, el liquido es bombeada de nuevo hacia los colectores.

Un líquido ideal para transportar el calor en una instalación solar térmica debería ser anticongelante, no hervir, no corroer, ser atóxico, tener una alta capacidad calorífica y un gran coeficiente de transmisión de calor, no se debe gastar y debe ser económicamente accesible.

En las instalaciones solares con circulación primaria natural e interacumulador, la temperatura del agua sanitaria contenida en el acumulador puede variar notablemente en función de la radiación solar, y mantener valores muy elevados durante largo tiempo.


Es frecuente que, en pleno verano y con poca extracción, el agua del acumulador alcance temperaturas cercanas a los 98°C antes de que actúen los purgadores de seguridad de temperatura y presión. A estas temperaturas, el agua no se puede utilizar directamente porque es peligrosa. Las temperaturas superiores a 50°C pueden causar quemaduras muy rápidamente. Por ejemplo, a 55°C se producen quemaduras parciales en unos treinta segundos, mientras que a 60°C se verifican en aproximadamente cinco segundos.
Para resolver este problema, es necesario instalar un mezclador termostático por ejemplo de ESPE.



Todo el sistema de energía solar térmica necesita un equipo auxiliar que suministre la potencia necesaria cuando el Sol no alcanza a cubrir la demanda. Suelen usarse calderas de gas o gasóleo de alto rendimiento.

Un sistema que calienta el agua que se consume posteriormente. Normalmente se encuentra dentro del tanque o acumulador que contiene el agua.

Inicio | Servicío | Calefacción | Suelo Radiante | Solar | Fontaneria | Climatización | Aviso Legal | Más Inform. | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal